lunes, 8 de junio de 2009

UNA ILUSIÓN


Hay para todos los gustos. Unos prefieren llamarle la ciudad de Jerez, otros el pueblo de Jerez. Incluso hay algunos que la consideran la provincia de Jerez. La cuestión no es esa, la cuestión es que el pueblo o la ciudad o la provincia está a la espera. Existe un sentimiento de que algo está a punto de ocurrir. Algo que ilusiona a muchos de los habitantes de este pueblo-ciudad. Algo que los moviliza. Es verdad, que me gustaría otro tipo de movilizaciones para otro tipo de eventos, pero hay lo que hay porque hemos querido o han querido que haya lo que hay. Las calles, los balcones, los patios, los coches, los monumentos, las personas… todo está lleno de banderas, de una bandera. El domingo se movilizará más de 18.000 personas. Probablemente las calles se llenen cuando se culmine la ilusión, y muchas personas lloraran de alegría, seguro. Me gustaba la canción que cantaba Paco Ibáñez: La Mala Reputación. Decía aquello de “En el mundo, pues, no hay mayor pecado que el de no seguir al abanderado. No, a la gente no gusta que uno tenga su propia fe” Pero, en este caso yo, inevitablemente, me siento identificado con la bandera, con el orgullo y la satisfacción de ver alegres y contentos a los habitantes de esta ciudad, provincia o pueblo. Quiero seguir teniendo mi propia fe y quiero tener un equipo en primera división que haga feliz a mis conciudadanos de este pueblo o esta provincia o esta ciudad. Ahí queda eso.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Es cierto, la gente está ilusionada. La gente está preocupada, la gente está pendiente. No se ve esta misma preocupación con temás que inciden más en la ciudad: el paro, la falta de perspectivas, la situación de las arcas municipales... A mi el fútbol no me gusta, pero creo que, efectivamente, engancha a la gente. La religión es el opio del pueblo, decía uno... ¿Habría dicho hoy que es el fútbol? "Es sólo fútbol", -como decía un conocido escritor sudamericano- "...pero nos gusta". En fin. AGL

Anónimo dijo...

Altas instancias civiles y eclesiásticas andan en estas vísperas de efemérides, tratando de compaginar los acontecimientos inminentes para que ninguna de las dos celebraciones se desluzcan mutuamente.Se me ocurren muchas preguntas sobre todo esto, pero....
me vence la desgana....

No me gusta el fútbol. Puedo entender la pasión por este deporte al igual que por otros deportes.

Todo lo demás se me hace muy cuesta arriba de encajar, de razonar. ¿Qué está ocurriendo?
JAEM

JMTB dijo...

Hay alguna cosa curiosa que analizar. Parto de un hecho que creo que es objetivo: No existe y no ha existido nunca en Jerez una gran afición por el Xerez Deportivo a diferencia de otros equipos de la zona, por ejemplo. ¿Cómo se puede explicar, entonces, este aluvión de allegados de todos los pelajes? ¿Cuando la gente acude, ahora, a estos acontecimientos, qué quiere vivir, qué quiere expresar? ¿Tendrá esto que ver con el viejo nacionalismo jerezano ya casposo? Me gusta el futbol, pero no me encuentro a gusto en las emociones de una masa indiferenciada.

Anónimo dijo...

Nunca ha sido el fútbol mi deporte favorito. Ahora, mi hijo me ha descubierto las bondades del fútbol bien jugado.
Al margen de mis gustos, está bien la publicidad añadida que se le dará a la ciudad por tener un equipo en primera. Pero no quiero, ni ser portada en algún periódico del lunes por las escenas de violencia que tristemente acompañan las celebraciones o las decepciones indistintamente; ni tampoco dar la imagen de ciudad cateta con el Minotauro vestido con la equipación del Xerez. SR²