jueves, 5 de febrero de 2009

Chuzos de punta

En estos días están cayendo en Jerez chuzos de punta. Llueve y llueve. Tiene que llover a cántaros… decía Pablo Guerrero hace treinta años y nos recuerda Antonio Reyes cada semana en su columna del diario. El caso es que al fin parece que llueve y hasta el pantano de Los Hurones, rebosante ya, han empezado a desembalsar por sus aliviaderos. Esta tarde corrían también turbulentas las aguas de todos los arroyos (la foto está tomada en el desbordado Matarrocines, junto a la Cañada del Carrillo) y en el Guadalete, nuestro “río del olvido”, la crecida cubría ya los tajamares. Quince, veinte o treinta litros caídos en unas horas han bastado para anegarlo todo.

No sólo llueve en nuestros campos, también en todo el país estamos sufriendo una tormenta que ya dura meses, un temporal que ha hecho rebosar los pantanos del paro y del cierre de empresas, acompañado de los vientos huracanados que soplan desde la banca. Y en la ciudad, caen también chuzos de punta y de la mano de denuncias e investigaciones de la fiscalía, se registran precipitaciones de quince, veinte o treinta años por metro cuadrado de asuntos confusos. Tormentas, vientos, tornados, truenos y otros meteoros sacuden las portadas de la prensa cada mañana, mientras los embalses de la paciencia de muchos ciudadanos rebosan ya por sus aliviaderos la indignación acumulada después de tantos años de lluvia. Vendrá la calma. Vendrá y dejará un paisaje de ramas rotas, de cultivos arrasados, de campos llenos de lodo que habremos de limpiar de nuevo. Entre todos. A costa de todos.

3 comentarios:

JRDC dijo...

Las tormentas dejan árboles caídos ¿ también en Jerez?
El lodo. ¿ salpicará a los actuales barrenderos-ediles?. La lluvia purifica el ambiente y todos señalábamos la necesidad de que lloviera a cántaros. Si en la calma hubiera lodazal, ¿ hacia dónde ha mirado esta ciudad durante años?

Agata dijo...

No hay paraguas que resista dicho temporal.

Anónimo dijo...

Un precioso artículo. Entre esa lluvia natural llena de bienes y que nos anuncia una hermosa primavera... y esa otra lluvia antinatural que arrasa poco a poco los pilares de nuestra convivencia.

seguro que este tema dará más para escribir...
JAEM