domingo, 15 de marzo de 2009

Monseñores

Monseñor Rino Fisichella, Presidente de la academia pontificia para la Vida, ha amonestado hoy a Monseñor Cardoso Sobrinho, Arzobispo de Olinda Recife.
El motivo ha sido la historia que saltó a los medios de comunicación hace unas fechas. Una niña de 9 años y violada desde que tenía 6 por su padrastro, queda embarazada y aborta con la ayuda de su madre y de un equipo médico. Aborta legalmente de acuerdo a la legislación vigente en Brasil donde el aborto es permitido en caso de violación y riesgo para la vida de la madre. En este caso se dan las dos circunstancias.
Monseñor Cardoso excomulga ipso facto a la madre y al equipo médico de acuerdo a la legislación de la Iglesia católica. Ante las presiones del gobierno, Monseñor cardoso insistió " ... mi deber es alertar al pueblo para que tengan temor a las leyes de Dios".
Al otro Monseñor, Rino Fisichella, parece ser que lo que más ha molestado ha sido la publicidad del caso, ya que según dice, la excomunión se produce de forma automática en el caso de abortos no espontáneos y no habría que haber llegado a esto.
Se podrían decir y escribir cantidad de cosas sobre las actitudes de los Monseñores. No lo voy a hacer. Son sus valores, sus normas, sus creencias. Son sus leyes. Leyes- estas y otras muchas- que deben cumplir todos los que se sientan en comunión con esa Iglesia de la que se sienten dueños y únicos portavoces. Leyes cuyo incumplimiento, como en este caso, llevan aparejada la expulsión inmediata de la Comunidad (excomunión) sea cual sea la opinión del gobierno.
Pero con idéntica contundencia, la sociedad civil a través de sus representantes elegidos democráticamente debe tener sus propias leyes que amparen y les posibilite a ciudadanos y ciudadanas su opción libre y responsable, sea cual sea la opinión de la Iglesia en éste y otros temas.
Ciudadanos y ciudadanas somos todos. Miembros de una sociedad civil regida por sus propias leyes basadas en la declaración Universal de los Derechos Humanos. Las creencias son personales y pertenecen a cada conciencia. Y cada cual, de acuerdo a su elección, debe responder y ser consecuente con la Iglesia a la que pertenezca.
El artículo al que me refiero aparece hoy en El País con el título " Son otros los que merecen la excomunión" y está firmado por Rodrigo cavalheiro.

14 comentarios:

P Vázquez "ORIENTADOR" dijo...

Les va a venir bien en esta mala época, ahorrarán en hostias.

juana dijo...

¿Y por que creeis que la mayoría de padres eligen la clase de religión para sus hijos?

Anónimo dijo...

No creo que sea cierto que la mayoría de padres elijan clase de religión para sus hijos.
¿En qué tipo de centros?. En todo caso es un tema de debate en sí. JAEM

juana dijo...

¿Cómo que no? Y me refiero en la enseñanza pública. Al menos en las estadísticas la religión barre.

Anónimo dijo...

No tengo datos estadísticos concretos.Ni sé a qué te lleva tu conclusión.Tal vez habría que ver datos en primaria y secundaria.Pero insisto: qué deduces de la pregunta en tu primer comentario?. JAEM

María dijo...

Los padres eligen religión por muchas razones, entre otras para que no estén marginados en cualquier clase o sala, según las necesidades del profe que le toque, una hora vacia de contenido, al menos en primaria.

Anónimo dijo...

El tema de los Monseñores ha dado lugar a un pequeño debate que podría ampliarse sobre la asignatura de Religión en los centros públicos. E incluso a otro debate interpretativo de la razones que llevan a muchos padres a optar por la religión sin contar a los optan a ella por puro compromiso.JAEM

juana dijo...

Lo que dice María no me reulta convincente, suena a escusa. Esa "marginación" no me es válida. No escucho a los enseñantes manifestarse para arreglar este tema. Es una pena.
Saludos.

Anónimo dijo...

Con la iglesia hemos topado... En Eduación hay temas mucho mas prioritarios que el de la Religión que estaría mejor (a mi etender y con todo respeto) fuera de la escuela, en las parroquias, mezquitas, sinagogas y otros templos... AGL

juana dijo...

Efectivamente, con la iglesia hemos topado. Eso de que hay otros temas mucho más prioritarios... me siguen pareciendo escusas. Al menos es uno de esos prioritarios. En fin... si así os parece...

Anónimo dijo...

No creo que sean excusas. Al menos no para mi. Y permíteme que a mi me parezca que hay otros temas mucho más importantes: el fracaso escolar, por ejemplo. AGL

Anónimo dijo...

El tema de la Religión es un tema prioritario, pero me permito decir que no de los enseñantes como colectivo. En todo caso, a nivel particular y dentro de asociaciones o colectivos concretos.
Si creo, que es un tema prioritario, o debería serlo, para el Gobierno de la nación como parte de las iniciativas que nos conducirían a un Estado Laico amparado popr nuestra Constitución.
Aunque solo fuese para acercarnos a nuestro entorno europeo,motivo éste, que tanto se esgrime para otras cuestiones.
Lo que es cierto, es que el estado actual de la situación no tiene sentido.JAEM

Anónimo dijo...

El tema de la Religión le importa sólo a los capillistas. A los demás no nos importa nada. Uno que pasaba por aquí.

Anónimo dijo...

Me importa el tema de la religión en el sentido del peso enorme que sigue teniendo en la sociedad. Evidentemente, no soy capillita. Tal vez por eso me preocupa y no me ocupa. JAEM